Feeds:
Entradas
Comentarios

Traten a los demás como les gustaría que ellos los trataran a ustedes. Lucas 6:31 NTV

Uno cambia el mundo todos los días, con intención o sin ella. A menudo, solo se requiere una pequeña y sencilla acción para marcar una gran diferencia. Tu puedes cambiar el día de tus padres, hermanos, esposo(a) o hijos, dependiendo cómo interactúas con ellos antes de salir de casa. Dedicándoles un poco más de tiempo o mostrándoles un gesto de ternura, cambias su mundo ese día. Sonriendo o frunciendo el ceño, tú también puedes cambiar el día de tus compañeros, clientes o empleados.

Pero, ¿quién puede afirmar que estos pequeños cambios no tienen un efecto acumulativo y profundo en la vida de los demás, como en la tuya? Marcar la diferencia significa, influir en otra persona, en un grupo o en una situación.

La realidad, es que no hay un solo ser humano que no marque alguna diferencia todos los días. Es prácticamente imposible permanecer neutral. Prestar atención y escuchar a los demás, tratarlos con el respeto que merecen y servirles con amabilidad hace una diferencia positiva. En cambio, ignorar, criticar y despreciar a las personas, con intención o sin ella, hace una diferencia negativa. La clave es prestar atención a la clase de diferencia que estamos marcando.

Al final del día, no te preguntes: “¿Marqué alguna diferencia hoy?”, desde luego que influiste en alguien, poco o mucho, pero lo hiciste. Más bien pregúntate: “¿Qué clase de diferencia marque hoy?”

Recuerda…Todos marcamos diariamente alguna diferencia!!


Un Regalo de Amor!!

Concurso: “Un Regalo de Amor”

Esta vez buscamos premiar a las personas e instituciones que hacen el maravilloso trabajo de cuidar a niños huérfanos. ¿Conoces algún hogar o alguna persona que realice esta noble labor? Escríbenos y cuéntanos sobre ellos!!

No queremos que nadie se quede fuera, así que si conoces a más de una institución no te preocupes, puedes enviar en diferentes correos  sus nombres,  datos importantes y su historia,  así todos tienen la oportunidad de participar!!

No esperes más, el Ganador recibirá un premio de $us 1.500.- y tú podrías ganar $us 500.- por participar.

Escríbenos a concurso@cvclavoz.com y no olvides incluir todos tus datos personales.

¿Qué esperas para ser parte de un Regalo de Amor?

Si tienes poder para hacer el bien, no te rehúses a hacérselo a quien lo necesite!! www.cvclavoz.com

Al viejo herrero creyente le gustaba hablar de su fe a sus clientes. Cierto día uno de ellos le preguntó: “Explícame por qué tu Dios, de quien dices que es todo amor, ha permitido que pases por tantas pruebas”. Recogiendo un trozo de hierro, el herrero le respondió: “Para que este trozo de hierro sea útil es necesario que se vuelva resistente”. Para ello lo paso por el fuego a una temperatura muy alta. Después lo pongo en el yunque y lo martilleo una o dos veces. Si resiste, lo sumerjo en el agua, a continuación lo vuelvo a pasar por el fuego y nuevamente lo pongo en el yunque. Con este proceso llamado “temple”, el hierro se endurece y puedo sacar algo útil. Pero si no soporta el proceso, lo echo al montón de chatarra. Asimismo, Dios me pone a prueba para ver si soporto el temple.

Está claro que Dios tiene compasión de nosotros, sus hijos; no nos rechaza como un trozo de hierro inútil. Pero Él permite que pasemos por dificultades, incluso por el “fuego”, precisamente para consolidar nuestra fe y formarnos para su servicio. Así nos volvemos más fuertes por medio de las pruebas, si dejamos que el Señor nos transforme.

Sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo. 1 Pedro 1:7

No nos desanimemos; más bien pongamos la mirada en Jesús, el autor y consumador de nuestra “Fe”.

La Buena Semilla

 

¿Qué camino escoger?


Cuando vamos de excursión por el campo, a menudo nos encontramos en un cruce de caminos, y dudamos qué camino debemos tomar. Para no perdernos empleamos un mapa detallado y seguimos las señales indicadas en los cruces.

En el ámbito espiritual, de igual modo disponemos de recursos para tomar buenas decisiones, esas que son decisivas para toda la vida: escoger un cónyuge, una profesión o el lugar de residencia.

El primero es la Biblia, La Palabra de Dios, que es el “mapa” de orientación general. En ella quizá no encontremos por escrito una respuesta exacta a todas nuestras preguntas, pero si la leemos cada día, nos impregnaremos del pensamiento de Dios.

Es como un niño, que sabe cuál es la actitud que adoptaría su padre en cada situación. A esto se llama estar lleno del conocimiento de la voluntad de Dios (Colosenses 1:9).

Pero también tenemos a nuestra disposición, un segundo recurso: La Oración, para pedir a Dios que nos revele su opinión en situaciones concretas. Esto supone que dejemos de lado nuestra voluntad personal y esperemos realmente en sus respuestas. Si así es, Dios se encargará de demarcar nuestro camino mostrándonos qué escoger. ¡Leamos atentamente su Palabra y esperemos sus respuestas antes de actuar!

¿Quién es el hombre que teme al Señor? Él le enseñará el camino que ha de escoger Salmo 25:12

Un día sin oración es un día sin bendición y una vida sin oración es una vida sin poder!!

 

A lo largo de estos años hemos sido testigos de cómo Dios manifiesta su gracia en la vida de cada uno de nosotros y esta vez queremos que celebres la gracia con nosotros!

Sabemos que Dios manifiesta su gracia de diferentes maneras, por lo que te invitamos a contarnos cómo lo hizo en tu vida.

Escríbenos a concurso@cvclavoz.com y comparte con nosotros de qué forma maravillosa Dios manifestó su Gracia en tu vida.  Cada semana estaremos eligiendo a un ganador que se hará acreedor a una Biblia “Gracia para cada día” y $us. 200.-  en efectivo!!

Además, entre todos los oyentes que participen tendremos a un ganador que se llevará una librería electrónica del grupo Nelson.

El concurso termina el  28 de febrero, pero recuerda que  cada semana tendremos un ganador.

* Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. 2 Corintios 12:9

No esperes más para contarnos cómo has visto la gracia de Dios en tu vida!!

 

Un niño estaba de pie en la playa. Un barco de pesca regresaba bordeando la costa. El niño hacía grandes señales para llamar la atención de los pasajeros. Cerca de él había un hombre que lo estaba observando y le dijo: “¡No seas tonto, el barco no va a cambiar de rumbo aunque muevas los brazos!”. Pero inesperadamente el barco viró y se acercó a la orilla. Echaron un bote al mar y éste vino a recoger al niño. Una vez a bordo, el niño gritó desde la cubierta: “¡Señor, no soy tonto; el capitán del barco es mi padre!”.

Esta historia contiene una linda enseñanza: ¿Por qué el capitán cambió de rumbo? No fue porque el niño tuviera derecho a parar el barco, sino porque se trataba de su hijo.

Cuando las circunstancias de la vida son difíciles y no hay esperanza, ¿puede ser que Dios cambie el curso de las cosas por un sólo hombre que ore? Sí, y el que gobierna el universo a menudo lo hace, porque la persona que ora no sólo es un hombre, sino es su “Hijo”.

Al igual que este niño de la playa, podemos ser incomprendidos, pero no dejemos de orar a Dios, a pesar de su grandeza, y a veces de su silencio, pues es nuestro Padre, quien nos conoce personalmente. Aquel niño era insignificante ante un barco, pero ocupaba un lugar importante en el corazón del capitán.

La Buena Semilla

 

El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas? Romanos 8:32

Literalmente dejarlas en la cruz. La próxima vez que estés preocupado por tu salud, por tu familia o tus finanzas, emprende un viaje mental al cerro. Pasa allí unos momentos mirando de nuevo las cosas relacionadas con la pasión.

Pasa tu dedo por el filo de la lanza. Balancea un clavo en la palma de tu mano. Lee el letrero que pusieron sobre su cabeza. Y mientras haces esto, toca el suelo sucio, manchado con la sangre de Dios.

Sangre que derramó por ti. La lanza que le clavaron por ti. Los clavos cuyo dolor sintió por ti. El letrero que dejó allí por ti. Todo esto lo hizo por ti.

Sabiendo esto, sabiendo todo lo que hizo por ti allí, ¿todavía piensas que no tendrá cuidado de ti aquí y ahora?

 

Gracia para todo momento

Max Lucado