Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Historias’ Category

Arco Iris

Los colores riñeron, todos decían ser el mejor.

El verde dijo: “Soy símbolo de la vida y esperanza. Cubro el campo y las hojas”.

El azul interrumpió: “Tu solo piensas en la tierra, pero también debes pensar en el cielo y el mar. El agua es el fundamento de la vida. El cielo da espacio, paz y serenidad”.

El amarillo dijo: “Ustedes son tan serios; yo traigo risa y alegría. El sol es amarillo; al mirar un girasol todos sonríen, sin mí no habría diversión”.

El anaranjado replico “Yo soy el color de la salud y la fortaleza. Llevo las vitaminas más importantes, piensen en la zanahoria y naranja. Cuando lleno el cielo y el amanecer o a la caída del sol, mi belleza es la más impresionante”.

El rojo grito: “Soy el que gobierna, soy la sangre de la vida. Estoy dispuesto a luchar por la causa, traigo el fuego de la sangre, soy la pasión y el amor”.

El violeta dijo “Soy de la realeza, el poder. Los reyes, comandantes y obispos siempre me han escogido porque soy el símbolo de autoridad y sabiduría, la gente me escucha y obedece”.

Finalmente el añil habló: “Soy el color del silencio difícilmente me notaré, pero sin mi todo sería más superficial. Represento el pensamiento y la reflexión”.

Los colores siguieron alardeando, cuando hubo un destello sorprendente. La lluvia comenzó a caer implacable, los colores se agacharon y con temor se acercaba el uno con el otro para abrigarse.

La lluvia dijo: “Ustedes colores necios luchan entre sí cada uno tratando de dominar al resto. ¡No saben que cada uno fue hecho con un propósito especial único y diferente! Tómense de las manos y vengan a mi”.

La lluvia continuo: “De ahora en adelante cuando llueva se unirán y cruzaran el cielo formando un gran arco de color como recuerdo que todos pueden vivir en paz”.

El arco iris es símbolo de esperanza para el mañana, así que cada vez que la lluvia baña la tierra, un arco iris nace en el cielo y nos ayuda a recordar que Dios pide amarnos unos a otros.

Dios nos ha hecho diferentes, pero cuando estamos unidos creamos la más grande acuarela!!

Anuncios

Read Full Post »

Era un muchacho itinerante, entrenador de caballos, que iba de un establo a otro, de una granja a otra, de un rancho a otro entrenando caballos. Como consecuencia de ello, los estudios del muchacho se veían siempre interrumpidos. Cuando ya estaba en secundaria, le pidieron que escribiera un trabajo sobre lo que quería ser y hacer cuando fuera grande. Esa noche, escribió una redacción de siete páginas en la que describía su meta de tener algún día un rancho. Escribió su sueño con mucho detalle y hasta dibujó un croquis del rancho de cien hectáreas, en el que señaló la ubicación de todos los edificios, los establos y la pista. Después dibujó un plano detallado de una casa de mil trescientos metros cuadrados que se levantaría en el rancho soñado.
Puso mucho de su corazón en el proyecto y al día siguiente se lo entregó a su profesor. Dos días más tarde, recibió de vuelta su trabajo. En la primera página había una “M” roja grande y una nota que decía: “Ven a verme después de clase”. Fue a verlo y le preguntó: ¿Por qué me aplazó? “El profesor le dijo: Es un sueño poco realista para un chico como tú. Vienes de una familia errante, no tienes recursos. Para tener una hacienda como ésta hace falta mucho dinero. No podrías hacerlo de ninguna forma – Luego de lo cual, el profesor agregó – Si vuelves a hacer el trabajo con un objetivo más realista, reconsideraré tu nota”.
El joven volvió a su casa y pensó mucho. Le preguntó a su papá qué debía hacer. Su padre le dijo: “Mira, hijo, tienes que decidir por ti mismo. De todos modos, creo que es una decisión importante para ti”. Finalmente, después de reflexionar durante una semana, el joven entregó el mismo trabajo, sin hacer ningún cambio y le dijo al profesor: “Puede quedarse con mi “M”, yo me quedaré con mi sueño”.
Monty se volvió entonces al grupo reunido y dijo: -Les cuento esta historia porque están sentados en mi casa de mil trescientos metros cuadrados en el medio de mi rancho de cien hectáreas. Todavía tengo aquel trabajo enmarcado sobre la chimenea. Luego agregó: -Lo mejor de la historia, es que hace dos veranos, ese mismo profesor trajo a sus alumnos a acampar a mi rancho. Cuando se iba me dijo: “Mira Monty, ahora puedo decírtelo. Cuando era profesor tuyo, era una especie de ladrón de sueños. Durante esos años, robé un montón de sueños a muchos niños. Por suerte, tuviste el coraje como para no abandonar el tuyo”.

“No dejes que nadie te robe tus sueños. Obedece a tu corazón, pase lo que pase”.

Read Full Post »

Éxito y Felicidad

Existe una leyenda acerca de una época, en la que los seres humanos aparentemente abusaron tanto del secreto del éxito y la felicidad, que el concilio de sabios que estaba encargado de cuidarlo, decidió tomar el secreto y esconderlo en un lugar donde nunca pudieran recuperarlo.

El dilema era dónde esconderlo. Uno de los miembros del concilio sugirió enterrarlo en lo más profundo de la tierra, pero el más sabio de todos dijo: “No, nunca funcionaría ya que, con el tiempo los seres humanos podrán excavar hasta los rincones más profundos de la tierra, y sin duda, lo encontrarían”.

Otro de los sabios propuso depositarlo en lo más profundo de los océanos y otro, en la cumbre de la montaña más alta, pero se dieron cuenta que ninguna funcionaría, ya que un día los hombres, lo descubrirían y se adueñarían de él nuevamente.

Cuando todos coincidieron en que no había lugar seguro en la tierra o en el mar, donde pudieran esconder el secreto del éxito sin que las personas, tarde o temprano, lo pudieran encontrar, el más sabio de todos los hombres tomó la palabra y dijo: “He aquí lo que haremos para que los seres humanos nunca puedan volver a encontrar el secreto del éxito y la felicidad. Lo enterraremos muy adentro de su propia mente, pues con seguridad ellos nunca pensarán en buscarlo dentro de sí mismos”.

Todos queremos ser felices y tener éxito en la vida, pero buscamos, infructuosamente fuera de nosotros algo que siempre se encontró en nuestro interior: el secreto para vivir una vida plena y feliz.

Es triste que en medio de nuestro afán por lograr el éxito y perseguir la felicidad no nos sepamos poseedores de tan gran fortuna.

Read Full Post »

Después del 11 de septiembre, una compañía invitó a los miembros sobrevivientes de las compañías que habían sido afectadas por el ataque de las Torres Gemelas, para compartir su espacio disponible de oficina.
En una reunión de la mañana, el jefe de seguridad contó historias de por qué esta gente estaba viva… y todas tenían que ver con pequeños detalles.
Como habrán oído: Al director de la compañía se le hizo tarde porque era el primer día del kinder de su hijo; Otro compañero estaba vivo porque le tocaba llevar las donas. Una mujer se retrasó porque su despertador no sonó a tiempo; A uno se le hizo tarde porque se quedó atorado en la carretera en la que había un accidente A otro se le fue el autobús; Alguien se tiró comida encima y tuvo que tomarse el tiempo para cambiarse; Uno tuvo un carro que no arrancó; Una se regresó a contestar el teléfono; ¡Otra tuvo un bebé!; Otro no consiguió un taxi; El que más me impresionó fue un señor que se puso un par de zapatos nuevos esa mañana, pero antes de llegar al trabajo le había salido una ampolla. Se detuvo en la farmacia por una curita. Por eso está vivo hoy.
Ahora, cuando me quedo atorado en el tráfico…, pierdo un elevador…, me regreso a contestar un teléfono…, todas esas cosas que me desesperan, pienso: Este es el lugar exacto en el que Dios quiere que esté en este preciso momento”.
La próxima vez que tu mañana te parezca enloquecedora…, los niños se tarden en vestirse…, no logras encontrar las llaves del coche…, te topas con todos los semáforos en rojo…

No te enojes, ni te frustres. Recuerda que hay alguien que te está cuidando.

Read Full Post »

A inicios del siglo 20, durante una conferencia con varios universitarios, un profesor de la Universidad de Berlín, propuso un desafío a sus alumnos con la siguiente pregunta: “¿Dios creó todo lo que existe?” Un alumno respondió, valientemente: Si, Él lo creó. ¿Dios realmente creó todo lo que existe? Preguntó nuevamente el maestro. Si señor, respondió el joven. El profesor respondió: “Si Dios creó todo lo que existe, ¡entonces Dios hizo el mal, ya que el mal existe! Y si establecemos que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, ¡entonces Dios es malo!” El joven se calló frente a la respuesta del maestro, que feliz, se regocijaba de haber probado, una vez más, que la fe era un mito.

Otro estudiante levantó la mano y dijo: ¿Puedo hacerle una pregunta, profesor? Lógico, fue la respuesta del profesor. El joven se paró y preguntó: Profesor, ¿el frío existe? ¿Pero que pregunta es esa? Lógico que existe, ¿o acaso nunca sentiste frío? El muchacho respondió: “En realidad, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en verdad es la ausencia de calor. Todo cuerpo o objeto es factible de estudio cuando posee o transmite energía; el calor es lo que hace que este cuerpo tenga o transmita energía”. “El cero absoluto es la ausencia total de calor; todos los cuerpos quedan inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Nosotros creamos esa definición para describir de que manera nos sentimos cuando no tenemos calor.” Y, ¿existe la oscuridad? continuó el estudiante. El profesor respondió: Existe. El estudiante respondió: La oscuridad tampoco existe. La oscuridad, en realidad, es la ausencia de luz. “La luz la podemos estudiar, ¡la oscuridad, no! A través del prisma de Nichols, se puede descomponer la luz blanca en sus varios colores, con sus diferentes longitudes de ondas. ¡La oscuridad, no! “¿Como se puede saber qué tan oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio.” “La oscuridad es una definición utilizada por el hombre para describir qué ocurre cuando hay ausencia de luz.” Finalmente, el joven preguntó al profesor: Señor, ¿EL MAL EXISTE? El profesor respondió: Como afirmé al inicio, vemos crímenes y violencia en todo el mundo. Esas cosas son del mal. El estudiante respondió: “El mal no existe, Señor, o por lo menos no existe por sí mismo. El mal es simplemente la ausencia del bien. De conformidad con los anteriores casos, el mal es una definición que el hombre inventó para describir la ausencia de Dios.” Dios no creó el mal. El mal es el resultado de la ausencia de Dios en el corazón de los seres humanos.

Es igual a lo que ocurre con el frío cuando no hay calor, o con la oscuridad cuando no hay luz. El joven fue aplaudido de pié, y el maestro, moviendo la cabeza,  permaneció en silencio. El director de la Universidad, se dirigió al joven estudiante y le preguntó: ¿Cuál es tu nombre? Me llamo, ALBERT  EINSTEIN.

Read Full Post »

Mariana se puso toda feliz por haber ganado de regalo un juego de té de color azul. Al día siguiente, Julia, su amiguita, vino bien temprano a invitarla a jugar. Mariana no podía pues saldría con su madre aquella mañana. Julia entonces pidió a Mariana que le prestara su juego de té para que ella pudiera jugar sola en el jardín del edificio en que vivían. Ella no quería prestar su flamante regalo pero ante la insistencia de la amiga cedió, pero hizo hincapié en el cuidado de aquel juguete tan especial.

Al volver del paseo, Mariana se quedó pasmada al ver su juego de té tirado al suelo. Faltaban algunas tazas y la bandeja estaba rota. Llorando y muy molesta Mariana se desahogó con su mamá “¿ves mamá lo que hizo Julia conmigo? Le presté mi juguete y ella lo descuidó todo y lo dejó tirado en el suelo”. Totalmente descontrolada Mariana quería ir a la casa de Julia a pedir explicaciones, pero su madre cariñosamente le dijo: “Hijita, ¿te acuerdas de aquel día cuando saliste con tu vestido nuevo todo blanco y un coche que pasaba te salpicó de lodo tu ropa? Al llegar a casa querías lavar inmediatamente el vestido pero tu abuelita no te dejó. ¿Recuerdas lo que dijo tu abuela? Ella dijo que había que dejar que el barro se secara, porque después sería más fácil quitar la mancha. Así es hijita, con la ira es lo mismo, deja la ira secarse primero, después es mucho más fácil resolver todo”.

Mariana no entendía todo muy bien, pero decidió seguir el consejo de su mami y se fue a ver televisión. Un rato después sonó el timbre de la puerta. Era Julia, con una caja en las manos y sin mas preámbulo ella dijo: “Mariana, ¿recuerdas al niño malcriado de la otra calle, el que a menudo nos molesta? Él vino para jugar conmigo y no lo dejé porque creí que no cuidaría tu juego de té, pero él se enojó y destruyó el regalo que me habías prestado. Cuando le conté a mi madre ella preocupada me llevó a comprar otro igualito, para ti. ¡Espero que no estés enojada conmigo. No fue mi culpa!“.

“¡No hay problema!, dijo Mariana, ¡mi ira ya secó! Y dando un fuerte abrazo a su amiga, la tomó de la mano y la llevó a su cuarto para contarle la historia del vestido nuevo ensuciado de lodo”.

Nunca reacciones mientras sientas ira. La ira nos ciega e impide que veamos las cosas como realmente son. Así evitarás cometer injusticias, delante de situaciones difíciles.

Acuérdate siempre: ¡Deja la ira secar!

Read Full Post »

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello, entabló una conversación con la persona que le atendió. De pronto, tocaron el tema de Dios. El barbero dijo: Yo no creo que Dios exista, como usted dice. ¿Por qué dice usted eso? – preguntó el cliente. Es muy fácil, al salir a la calle se da cuenta de que Dios no existe. O dígame, acaso si Dios existiera, ¿habría tantos enfermos? ¿Habría niños abandonados? Si Dios existiera, no habría sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad. No puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas. El cliente se quedó pensando, y no quiso responder para evitar una discusión. Al terminar su trabajo, el cliente salió del negocio y vio a un hombre con la barba y el cabello largo. Entró de nuevo a la barbería y le dijo al barbero. ¿Sabe una cosa? Los barberos no existen. ¿Cómo? Si aquí estoy yo. ¡No! dijo el cliente, no existen. Si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre. Los barberos si existen, es que esas personas no vienen hacia mí. ¡Exacto! dijo el cliente. Ese es el punto. Dios sí existe, lo que pasa es que las personas no van hacia él y no le buscan, por eso hay tanto dolor y miseria.

“Busca primero a Dios, las demás cosas te serán dadas por añadidura”

Mateo 6:33

Read Full Post »

Older Posts »