Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Bendición’


Cuando vamos de excursión por el campo, a menudo nos encontramos en un cruce de caminos, y dudamos qué camino debemos tomar. Para no perdernos empleamos un mapa detallado y seguimos las señales indicadas en los cruces.

En el ámbito espiritual, de igual modo disponemos de recursos para tomar buenas decisiones, esas que son decisivas para toda la vida: escoger un cónyuge, una profesión o el lugar de residencia.

El primero es la Biblia, La Palabra de Dios, que es el “mapa” de orientación general. En ella quizá no encontremos por escrito una respuesta exacta a todas nuestras preguntas, pero si la leemos cada día, nos impregnaremos del pensamiento de Dios.

Es como un niño, que sabe cuál es la actitud que adoptaría su padre en cada situación. A esto se llama estar lleno del conocimiento de la voluntad de Dios (Colosenses 1:9).

Pero también tenemos a nuestra disposición, un segundo recurso: La Oración, para pedir a Dios que nos revele su opinión en situaciones concretas. Esto supone que dejemos de lado nuestra voluntad personal y esperemos realmente en sus respuestas. Si así es, Dios se encargará de demarcar nuestro camino mostrándonos qué escoger. ¡Leamos atentamente su Palabra y esperemos sus respuestas antes de actuar!

¿Quién es el hombre que teme al Señor? Él le enseñará el camino que ha de escoger Salmo 25:12

Un día sin oración es un día sin bendición y una vida sin oración es una vida sin poder!!

 

Anuncios

Read Full Post »

Cuando Jesús estuvo físicamente en la tierra, Su prioridad siempre fue pasar tiempo a solas con Su Padre. Aunque Jesucristo era completamente Dios, también era completamente humano. Se vio sometido a una vida de impresionante presión y de continuas interrupciones. Al llevar a cabo su ministerio tuvo que enfrentarse con una creciente oposición, continuamente acosado y haciendo constantemente frente al curso que estaba llevando,  tuvo hambre, tuvo sed, etc. Pero para poder manejar todo esto: Jesús se apartaba a orar. Él se retiraba a solas para buscar a Su Padre y tener comunión con Él.

Si se te hace difícil hacer el tiempo para estar a solas con nuestro Padre Celestial, recuerda que Él está deseando y esperando estar contigo ¡No dejes esperando a Dios! Porque ¡Nuestro corazón se embellece en las manos del Señor!

«Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.» San Mateo 6:6

Charles Spurgeon dijo: “La oración tira de la soga desde abajo, y la gran campana suena arriba en los oídos de Dios. Algunos difícilmente hacen sonar la campana, porque oran tan lánguidamente; otros sólo dan un tirón ocasional a la soga. Pero el que se comunica con el cielo es el hombre que toma la soga vigorosamente y tira continuamente de ella con todas sus fuerzas”.

Autor Anónimo

Un día sin oración es un día sin bendición, y una vida sin oración es una vida sin poder!!

 

Read Full Post »

Clama a Dios. Llora delante de él, si fuera necesario. Identifica tus heridas y si no lo consigues, pídele de todos modos que las cure. Pero sé libre. Libre para amar, para ser feliz y hacer felices a las personas que amas. Libre para vivir sin temor y vencer. Para ser humilde y aprender a pedir perdón. Para aceptar que no siempre el victorioso es el que llega en primer lugar.

Read Full Post »

Llovía fuerte y era de noche, pero Renato se dio cuenta que una señora estaba con su coche parado, al costado de la carretera y necesitaba ayuda. Así que, detuvo su coche y se acercó. La señora pensó em um momento, que podía ser un asaltante, pues él no inspiraba confianza, parecía pobre y hambriento. Renato percibió que ella tenía mucho miedo y le dijo: “Estoy aqui para ayudarla señora, no se preocupe. ¿Por qué no espera dentro del coche que está  más calentito? A propósito, mi nombre es Renato”.

Lo que pasaba es que ella tenía una llanta pinchada y para colmo era una señora de edad avanzada. Renato se agachó, colocó el gato mecánico y levantó el coche. Terminó de cambiar la llanta y cuando apretaba las tuercas de la rueda, ella abrió la ventana y comenzó a conversar con él. Le contó que no era del lugar, que sólo estaba de paso por allí y que no sabía cómo agradecer su ayuda. Renato apenas sonrió mientras se levantaba. Ella preguntó cuánto le debía, porque ya se había imaginado todas las cosas terribles que podían haber pasado si el no se hubiese detenido para socorrerla. Renato no pensaba en dinero, le gustaba ayudar a las personas. Este era su modo de vivir. Y respondió: “Si realmente quisiera pagarme, la próxima vez que encontrase a alguien que precise ayuda, déle a esa persona la ayuda que ella necesite y acuérdese de mí”. Algunos kilómetros después, la señora se detuvo en un pequeño restaurant. La camarera vino hasta ella y le trajo una toalla limpia para que secara su cabello mojado y le dirigió una dulce sonrisa. La señora notó que la camarera estaba con casi ocho meses de embarazo, pero su estado no le cambió su actitud. La señora quedó curiosa en saber cómo alguien que teniendo tan poco, podía tratar tan bien a un extraño. Entonces se acordó de Renato. Después que terminó su comida, y mientras la camarera buscaba el cambio, la señora se retiró. Cuando la camarera volvió, quiso saber dónde la señora pudo haber ido, pero solo encontró una nota en la servilleta y 4 billetes de 1.000 euros. Le cayeron lágrimas de sus ojos cuando leyó lo que la señora escribió: -Tú no me debes nada, yo tengo bastante. Alguien me ayudo hoy y de la misma forma te estoy ayudando. Si tú realmente quisieras reembolsarme este dinero, no dejes que este círculo de amor termine contigo, ayuda también a alguien.

Aquella noche, llegó a su casa cansada, se acostó en la cama; su esposo ya estaba durmiendo y ella se quedó pensando en el dinero y en lo que la señora dejó escrito ¿Cómo pudo esa señora saber cuánto ella y su esposo necesitaban aquel dinero? con el bebé que estaba por nacer el próximo mes. Se quedó pensando en la bendición que había recibido, y dibujó una gran sonrisa. Agradeció a Dios y se volvió hacia su preocupado esposo que dormía a su lado, le dio un beso suave y susurró: -Todo estará bien: ¡Te Amo Renato!

No dejes de hacer el bien. Ayuda a todo el que te necesite. Sé tú también un espejo de amor para los demás.

La vida es así, “Un Espejo”, todo lo que tu das, ¡Vuélve a ti!

Read Full Post »