Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Preocupación’

El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas? Romanos 8:32

Literalmente dejarlas en la cruz. La próxima vez que estés preocupado por tu salud, por tu familia o tus finanzas, emprende un viaje mental al cerro. Pasa allí unos momentos mirando de nuevo las cosas relacionadas con la pasión.

Pasa tu dedo por el filo de la lanza. Balancea un clavo en la palma de tu mano. Lee el letrero que pusieron sobre su cabeza. Y mientras haces esto, toca el suelo sucio, manchado con la sangre de Dios.

Sangre que derramó por ti. La lanza que le clavaron por ti. Los clavos cuyo dolor sintió por ti. El letrero que dejó allí por ti. Todo esto lo hizo por ti.

Sabiendo esto, sabiendo todo lo que hizo por ti allí, ¿todavía piensas que no tendrá cuidado de ti aquí y ahora?

 

Gracia para todo momento

Max Lucado

 

 

Anuncios

Read Full Post »

“La congoja en el corazón del hombre lo abate; más la buena palabra lo alegra”.  Prov. 12:25

Cierto día un hombre olvidó su mochila en un barco. Se desesperó tratando de descubrir una manera de recuperar sus pertenencias.

–No hay nada que podamos hacer ahora- le dijo el jefe de la aldea. Mañana el barco regresará y el conductor traerá la mochila de vuelta.

-¿Y si no la trae? –preguntó ansioso.

-En ese caso- respondió el sabio jefe-, guarda tus fuerzas para resolver el problema de mañana.

Tú sabes muy bien que la ansiedad no soluciona ningún problema, no sirve de nada, solo causa sufrimiento; pero como humanos, pasamos horas analizando un problema cuya única solución es el tiempo. Lamentablemente, el tiempo no está hecho apenas de segundos y minutos, sino también de horas, y a veces, de meses y años.

“Yo te dije”, “Yo sabía”, “¿Ahora entiendes?”, “Cuántas veces te lo dije?” y otras expresiones comunes como éstas, no son ciertamente “buenas palabras”.

¿Estás enfrentando algún drama en este momento? ¿Tiene que ver con tu matrimonio, con tu pareja, con la situación de algún ser querido, con tus negocios o con tu empleo? Después de poner el problema en las manos de Dios, pídele que te ayude a ver la diferencia entre luchar para superar las dificultades o preocuparse inútilmente con algo que, por lo menos hoy, no tiene solución.

Si tu problema no puede solucionarse hoy, duerme confiado en las promesas de Dios, y como dijo el sabio hombre: “Guarda tus fuerzas para solucionar el problema cuando el momento oportuno llegue”.

Read Full Post »