Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Victoria’

Puede ser, que el drama que estés viviendo sea grande. Pero en Cristo tú tendrás la capacidad de ver la dimensión verdadera del problema y, a partir de ahí, Él te ayudará a encontrar la salida.

Dios promete cuidarte en las horas más difíciles. Él siempre cumple sus promesas, por tanto, ¿Cuál es el motivo para estar ansioso? Si Él hizo maravillas en el pasado, ¿Por qué no puede hacerlas ahora?

Recuerda… Con Cristo, todos los días son días de victoria!!

Anuncios

Read Full Post »

Existió un gran violinista llamado Paganini. Algunos decían que él era muy extraño, otros, lo veían sobrenatural. Eran mágicas las notas que salían de su violín, por eso nadie quería perder la oportunidad de ver uno de sus espectáculos. Una noche, un auditorio repleto de admiradores lo esperaba. La orquesta entró y fue aplaudida, el maestro fue ovacionado, más cuando la figura de Paganini surgió triunfante, el público deliró. Paganini colocó su violín en el hombro y lo que se escuchó fue indescriptible. Breves y semibreves, fusas y semifusas, corcheas y semicorcheas, parecían tener alas y volar al toque de sus dedos encantados. De pronto, se escucha un sonido extraño, una de las cuerdas del violín se rompió. El maestro paró, la orquesta paró, pero Paganini no se detuvo. Mirando su partitura, continúo tocando dulces melodías. El maestro y la orquesta, vuelven a tocar, pero antes que el público se serenara, otro sonido perturbador llama la atención de los asistentes. Otra cuerda del violín se rompe. El maestro y la orquesta paran nuevamente, solo Paganini no para. Como si nada hubiese sucedido, él saca sonidos de lo imposible. El público atónito, exclama Ohhh! Una tercera cuerda del violín se rompe; la respiración del público se detiene pero Paganini continúa. Como si fuese un contorsionista musical, saca todos los sonidos de la única cuerda de su violín destruido. El público se pone de pie y aplaude eufórico. No es apenas un violinista genial, es el símbolo de un guerrero, que continúa adelante frente a lo imposible.

“No todo está perdido”. Todavía existe una cuerda y es tocando con ella que ejercerás tu talento. Nunca desistas, aprende a aceptar que la vida siempre te dejará una última cuerda. Sé persistente, lucha por alcanzar cada uno de tus sueños. Despierta el Paganini que existe dentro de ti y avanza para vencer.

“Victoria, es el arte de continuar, donde los otros resuelven parar”.

Read Full Post »

Entre los griegos antiguos, el vencedor de una carrera no era el que cruzaba la línea en primer lugar, sino el primero en cruzar la línea con su antorcha aún ardiendo.

¿En qué estamos empleando nuestro tiempo? ¿Cuál es el propósito de todo nuestro corre corre? ¿Estamos queriendo resolver todo a nuestra manera, apremiándonos para resolver el máximo de asuntos en el menor período de tiempo o estamos entregando todo en las manos de Dios, convencidos de que Él tiene el tiempo exacto para cada cosa? ¿Estamos permitiendo que nuestra antorcha espiritual se apague en el afán de buscar resultados inmediatos o buscamos preservarla para que, ni ella y ni nuestras bendiciones, sean extintas?

Cuando estamos ligados al Señor en el propósito de buscar Su voluntad, aun cuando andemos despacio, podemos creer que llegaremos deprisa a nuestro destino.  Él sabe el mejor camino, la mejor manera de andar, los momentos de parar y descansar, y tiene el trofeo transformado en bendiciones para esperarnos en la meta.  No hay motivos de preocupación con quien llegará primero, pues, todos los que confían en Él recibirán la medalla preparada para los vencedores.

El vencedor no es lo que corre más, sino el que cree en el Señor.  Éste cruzará la meta con la victoria asegurada.

Read Full Post »